PSICOLOGIA ENTRENADORES
PSICOLOGIA ENTRENADORES

“No basta con saber, también hay que aplicar.No basta con querer, también hay que actuar”. Wolfgang Goethe.

“Ejemplo es liderazgo”. Albert Schweitze.

 

La historia ha demostrado que un entrenador con un equipo plagado de talentos, no siempre consigue los resultados deportivos deseados. Porque un entrenador, antes que dirigir a genios, tiene que saber gestionar personas. El entrenador es el punto de referencia y primer líder del grupo.

 

En este sentido, los entrenadores deben saber desarrollar la parte emocional como complemento a su trabajo diario. En gran parte, las habilidades relevantes de los entrenadores incluyen la aplicación de determinadas técnicas psicológicas para conseguir que sus deportistas rindan al máximo de sus posibilidades, pero también se refieren a su capacidad para rendir al máximo en su propio cometido como entrenadores.

 

Algunas de las habilidades psicológicas en las que deben incidir los entrenadores son: el planteamiento de objetivos apropiados para sus deportistas, la definición de roles para cada uno de los miembros del equipo, el dominio de habilidades de comunicación e interacción social, el uso correcto de estrategias para la motivación del grupo, la aplicación de técnicas para solucionar conflictos, etc. Del manejo adecuado de dichas habilidades dependerá que el rendimiento de los deportistas se vea incrementado o torpedeado.

 

Hay entrenadores que por su carisma y talento ya son líderes naturales. Facilitan la comunicación con los deportistas, provocan que el grupo les siga, son capaces de sacar lo mejor que cada uno de sus jugadores y poseen habilidades de auto-regulación que favorece su propio funcionamiento como personas y entrenadores. Sin embargo, muchos entrenadores carecen de estas habilidades para incidir en las variables psicológicas relevantes.

Estas habilidades se pueden aprender y entrenar. Para ello, se requiere que los entrenadores se apoyen en la psicología del deporte para asesorarles en este trascendente apartado.

 

¿A qué esperas para aprender a ser un líder eficaz?