PSICOLOGIA DEPORTISTAS
PSICOLOGIA DEPORTISTAS

“Tanto si piensas que puedes, como si piensas que no puedes, estás en lo cierto”. Henry Ford.

 

Al margen del nivel al que se practique deporte (iniciación, amateur o alto rendimiento), el abordaje de numerosas cuestiones transitan por el tamiz de lo psicológico. Los deportistas hacen constantes alusiones a aspectos que únicamente se pueden explicar desde la psicología: “Perdimos el partido por falta de concentración”“Me faltó confianza en mis posibilidades”, “Estoy desmotivado”, “Cuando algo no sale como quiero, entro en una pendiente negativa de la que no puedo salir”, “Rindo por debajo de mis posibilidades”, “No compito como entreno”, etc. 

 

Esos sentimientos de desconfianza, desmotivación, desconcentración, ansiedad, etc., inevitablemente atentan contra la capacidad de rendir satisfactoriamente. La diferencia entre sufrir y disfrutar con la actividad deportiva es muy pequeña, y sin duda, un deportista rinde acorde a sus posibilidades cuando disfruta con lo que hace.

 

Aunque hoy te parezca difícil o imposible superar esas dificultades, la psicología del deporte puede ayudarte a reflexionar sobre muchos aspectos relacionados con tu rendimiento deportivo. Está ampliamente demostrado que las técnicas psicológicas son herramientas valiosas que ayudan a los deportistas a maximizar su eficacia y a eliminar aquellos comportamientos, pensamientos y emociones que pueden estar perjudicando su rendimiento. Muchas veces, pequeños cambios pueden desatar una ola de bienestar y mejoras que permiten disfrutar con la práctica deportiva.

 

La preparación psicológica en el deporte implica la manipulación de variables psicológicas como la motivación, la auto-confianza, la atención o el estrés, entre otras muchas. Del control de dichas variables dependerá conseguir el rendimiento deportivo y personal más apropiado, en cada momento concreto (entrenamientos, competiciones, período entre competiciones, etc.).

 

Hoy en día, las diferencias en el deporte radican en los pequeños detalles y el aspecto psicológico en particular, ha pasado a considerarse un elemento decisivo. Basta mirar a los grandes deportistas para ver que, más allá de su talento, son lo que son porque su cabeza y el trabajo mental son su mayor atributo.

 

Entonces… ¿Qué es lo que te está frenando para empezar a trabajar esa cabeza?