Presentación
Imagen 7

Me llamo Bárbara Malda (12 de mayo de 1984, San Sebastián) y podría decir que mi vida ha transcurrido claramente entre dos mundos que se han complementado mutuamente: el deporte y la psicología.

 

Todo surgió cuando me inicié en el hockey sobre hierba. Lo que empezó como un juego y una actividad que realizaba por diversión, terminó siendo un deporte que supuso un reto de superación personal, no exento de renuncias y sacrificios. A partir de entonces, el hockey ancló aspectos fundamentales de mi persona y marcó un particular modo de vida que ha ido forjando mi identidad.

 

Tres años después de mis inicios, llegó mi primer desafío. A los 16 años, decidí descubrir mi talento y mi valía en el hockey: ingresé en un Centro de Alto Rendimiento con una edad de comienzo temprana en la élite. Mi experiencia en el C.A.R durante ocho años me aportó valores tan enriquecedores como la disciplina, el fortalecimiento de la voluntad, la apreciación del trabajo y la tolerancia a la frustración, valiosas aptitudes que sin duda han fortalecido mi personalidad en todos los aspectos.

 

He competido en Campeonatos de Europa, Campeonatos del Mundo y Preolímpicos repartidos en más de 100 internacionalidades con la selección española en lugares tan dispares como Azerbaiyán, Nueva Zelanda, Suráfrica, Chile o Suiza. A pesar de los trofeos y reconocimientos individuales recogidos a lo largo de estos 10 años, destaco sin duda las experiencias colectivas, siendo las más gratificantes y aleccionadoras mis participaciones en dos Juegos Olímpicos (Atenas 2004 y Pekín 2008).

 

Las experiencias deportivas acumuladas al más alto nivel me han permitido concluir que cada frustración o desilusión es una instancia de aprendizaje que ayuda a crecer, pues toda decepción tiene una inmensa fuerza de transformación que nos impulsa a superarnos ante cada nuevo desafío que aparece. La clave está en perseverar y no dar cabida a la renuncia, sabiendo que cada intento nos acerca un poco más a la meta que nos hemos propuesto. Tratar y contemplar el fracaso como la mejor oportunidad de avanzar y superarse, es la actitud más preciada que me llevo del hockey.

  20110821 M-W  EuroHockey Championships absolutas Möncheng~94

El progreso en mi carrera deportiva iba alimentando mi inquietud por analizar el comportamiento humano. De esta manera, fui confirmando la contribución fundamental que tiene la psicología en los escenarios deportivos para alcanzar los objetivos marcados.

 

Queriendo profundizar en mis intereses desde un punto de vista científico y riguroso, decidí especializarme en Psicología del Deporte. Esto era justo lo que quería: encontrar una disciplina en la que poder aplicar conjuntamente mis conocimientos teóricos en psicología y mis experiencias prácticas provenientes del mundo del deporte.

 

Considero que mi doble condición de deportista de alto nivel y psicóloga supone un valor añadido y resulta una pieza clave para intervenir con eficacia en la Psicología del Deporte. En este sentido, pienso que las experiencias deportivas que he vivido facilitarán la ayuda y el asesoramiento a aquellas personas que están relacionadas con el contexto deportivo.

 

Confío en que mi formación académica y el bagaje deportivo adquirido favorezcan, entre otras cuestiones, la empatía con los deportistas, facilite la comunicación con técnicos deportivos y me permita identificar fácilmente las necesidades deportivas e inquietudes personales de unos y otros.